Archive for the 'Hipertensión Arterial' Category

“Con ejercicio y dieta puedo controlar mi hipertensión sin necesidad de tomar medicamentos” Mito o realidad.

images has
Los hábitos saludables son necesarios para mantener los niveles de presión arterial adecuados.
Para conservar las cifras de tu presión arterial en parámetros normales, es necesario entre otras cosas, llevar una alimentación balanceada, baja en sal y en calorías, así como hacer ejercicio aeróbico ligero: caminata, bicicleta o trote suave sobre todo si sufres sobrepeso.

A continuación te detallamos algunos puntos importantes para fomentar un estilo de vida saludable y tomar el control de tu presión arterial:

– Pérdida y mantenimiento de peso
El sobrepeso y la obesidad aumentan el riesgo de hipertensión. La pérdida de peso es la medida más efectiva para empezar a disminuir la presión, incluso con la reducción del primer par de kilogramos se puede observar un impacto positivo.

– Mantener una alimentación saludable y balanceada.
Disminuir el consumo de grasas, principalmente de origen animal, y carnes rojas y aumentar el consumo de frutas y vegetales ayuda a mantener una presión saludable. Así aumentarás la cantidad de fibra que ingieres, lo cual ayuda además a conservar los niveles de colesterol y triglicéridos en rangos adecuados.

– Reducir el consumo de sal.
El exceso de sal que añadimos a los alimentos favorece que la presión se eleve porque retiene líquidos. Al preparar los alimentos evita agregar sal, utiliza condimentos y algunas especies para darles sabor o cocínalos al vapor o a la plancha. No pongas el salero en la mesa y evita los embutidos, ahumados, y conservadores. Lo ideal es consumir menos de ¼ de cucharadita de sal al día.

– Hacer ejercicio.
Realizar ejercicio aeróbico (cardiovascular) regular como caminar a un paso constante al menos 30 min diarios, nadar o andar en bicicleta logra disminuir la presión arterial, mejorar tu estado físico, proteger tu corazón y mantener tu peso.

– Evitar el estrés.
El estrés excesivo puede producir picos e incrementos del nivel de tensión arterial que podrían llegar a ser peligrosos. Intenta evitar en medida de lo posible el estrés y dedícale tiempo a realizar actividades que te relajen, por ejemplo hacer ejercicio, leer o practicar yoga.

– Evitar o reducir el consumo de alcohol.
Las personas que consumen alcohol en exceso presentan una presión más alta y hace más difícil el control de la presión si alguien ya está en tratamiento. Así es que al disminuir el consumo o evitarlo también la presión disminuye en pocos días.

– Limitar el café.
El café también provoca que se eleve un poco la presión generalmente por períodos cortos por eso es importante evitar beberlo en exceso y limitar la cantidad de tazas al día a no más de tres.

– Dejar de fumar.
Fumar es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular y provoca aumento de la presión que es pasajero pero a la larga el daño que sufren las venas y arterias se acumula provocando elevación en la presión y el difícil control.

Si los niveles de presión son muy elevados o no responden bien a las medidas tomadas y al cambio de hábitos es necesario incluir medicamentos antihipertensivos en el tratamiento. Lo más importante es individualizar el tratamiento y mantener un seguimiento y monitoreo.

Evita la automedicación o la suspensión de medicamentos sin la supervisión de tu médico.

Ayúdanos a informar a más personas.

¡Vive más, vive bien!

 

Anuncios

“Tengo hipertensión porque soy muy nervioso”: Mito o realidad

nervios

Muchas personas piensan que su personalidad nerviosa es la única razón de su hipertensión, pero no es así.

En el 95% de los casos la hipertensión arterial es primaria o esencial, es decir, no se puede identificar alguna causa específica. La hipertensión es provocada por un conjunto de factores: genéticos, vida sedentaria, consumo excesivo de sal, estrés, elevación de colesterol y triglicéridos en sangre, etc.

Por lo tanto, la hipertensión es una enfermedad resultante de muchas causas y no es producto simplemente de los nervios.

No todas las personas nerviosas son hipertensas y viceversa, por lo que esto es un mito.

Cuida tu alimentación, disminuye tu ingesta de sal, haz ejercicio y evita el estrés. Estos son factores para mantener tus niveles de tensión arterial controlados.

Acude a tu clínica para que tu médico pueda valorar tus niveles de tensión arterial y asegúrate cuáles son los que manejas normalmente para que puedas identificar variaciones.

Ayúdanos a informar a más personas, reenvía este artículo a tus conocidos.

¡Vive más, vive bien!

 

 

Lo que debes saber de la comida “chatarra”.

pollo empanizadoEl concepto de comida chatarra  se refiere a aquella que tiene un alto contenido energético, pero que aporta una cantidad muy baja, o ninguna, de sustancias nutritivas o saludables como vitaminas o fibra. En muchas ocasiones podemos estar consumiendo este tipo de comida incluso con la preparación que hacemos en casa de los alimentos, eliminando en muchos de ellos el potencial nutrimental. A continuación te decimos algunos características que consideramos importante que conozcas de este tipo de comida:

–         Contiene altas cantidades de grasa saturada y al consumirla provoca que el nivel de colesterol en sangre se eleve y cause diferentes problemas cardiacos como angina de pecho, infartos, insuficiencia cardiaca y ateroesclerosis.

–          El colesterol es una grasa saturada de origen animal.

–          Los aceites de origen vegetal en su estado natural NO contienen colesterol.

–          Cuando sometemos el aceite vegetal a altas temperaturas como al freír, se satura y se vuelve una grasa saturada (dañina).

Recomendaciones:

–          Evita consumir productos capeados y empanizados.aceite recortado

–          Si vas a freír algún alimento, utiliza poco aceite vegetal y lo que sobre no lo reutilices.

–          No consumas productos precocidos, ya que generalmente son fritos y empacados.

–          Evita el uso de manteca y mantequilla para cocinar.

Ahora que conoces algunas características de esta comida “chatarra” puedes tomar en cuenta las recomendaciones para seguir una alimentación más saludable. Si tienes dudas, acude a consultar a tu médico PrevenISSSTE en tu Clínica de Medicina Familiar.

¡Vive más, vive bien!

Corazón bajo presión.

imagesCA4P2DQ8
El estrés es una respuesta natural del cuerpo, es un reflejo que nos pone alerta ante una situación de peligro y es necesario para la supervivencia. El estrés se manifiesta por tensión y si esta se prolonga puede afectar tu salud.
Una vida con tensiones constantes, ocasiona que nuestro cuerpo y sus órganos trabajen a un ritmo más acelerado causando un mayor desgaste y fatiga. El corazón, es uno de los órganos que más sufren de este tipo de excesos.
Bajo estrés, el cuerpo requiere más energía y oxígeno. El corazón realiza un gran esfuerzo para hacer que circule mayor cantidad de sangre aumentando la presión arterial, lo que puede ocasionar enfermedad cardiaca.
La enfermedad cardiaca, dependiendo de su severidad, reduce nuestra calidad de vida, repercutiendo en nuestro trabajo, nuestro entorno y desempeño en general; esta situación, puede provocarnos más estrés y continuar el desgaste, lo que puede ocasionar un infarto.

¿Cómo evitarlo?

Identificar las causas del estrés puede ser una manera de reducir el riesgo de enfermedad cardiaca. Hacer ejercicio y una dieta saludable son factores importantes para fortalecer el corazón.
En PrevenISSSTE cerca de ti, podemos orientarte para que descubras estos factores que pueden poner a tu corazón bajo presión. Decídete ya “vive más, vive bien”.

Conoce más sobre la hipertensión.

imagesCAGXMGSI

La Hipertensión Arterial es la elevación de la presión por arriba del límite normal (120/80mm Hg) este diagnóstico es más frecuente en adultos mayores de 40 años aunque también puede afectar a niños y adolescentes.

Si no se controla la hipertensión arterial, afectará el funcionamiento del corazón, cerebro y riñones. Hay que recordar que la hipertensión es un factor de riesgo que aumenta el peligro de derrame cerebral.

Algunos factores de riesgo para padecerla son:

  • Obesidad,
  • consumo elevado de sal,
  • consumo de alcohol y tabaco,
  • falta de ejercicio 

Además si tienes antecedentes familiares de hipertensión arterial, deberás vigilar continuamente tus niveles de presión arterial.

Como prevenir la hipertensión arterial:

Si tienes 25 años o más, deberás vigilar periódicamente tu presión arterial, sobre todo si tus padres o abuelos han padecido hipertensión arterial.

• Procura mantener un peso adecuado para tu talla, mediante una dieta equilibrada, así evitarás el sobrepeso y la obesidad.

• Realiza actividad física ligera durante 30 minutos al día, por lo menos 3 veces a la semana, previa evaluación del médico.

• Disminuye el nivel de sal en la preparación de tu comida. De preferencia no consumas alimentos ahumados o salados y no utilice el salero de la mesa.

• No fumes y modera el consumo de bebidas alcohólicas.

Para conocer más de la hipertensión arterial, te invitamos a que acudas con tu médico PrevenISSSTE en tu Clínica de Medicina Familiar y le comentes todas tus dudas e inquietudes.

Todavía hay mucho por hacer.

¡Vive más, vive bien!

¿Para qué conocer mis niveles de presión arterial?

imagesCA0W73IK

Conocer el nivel de presión o tensión arterial que tienes normalmente, es útil para identificar cambios y detectar oportunamente condiciones como la hipertensión. En muchas ocasiones, a pesar de tener la presión elevada, el cuerpo no presenta síntomas que lo hagan evidente y por lo tanto las personas pueden pasar meses e incluso años sin darse cuenta de que algo ocurre con su presión y que puede estar afectando todo su cuerpo. Por este motivo es importante que conozcas y estés al pendiente de tus niveles.

Cuando nos tomamos la presión obtenemos dos cifras: el número mayor es la presión sistólica (cuando el corazón se contrae) y el menor es la diastólica (cuando se relaja).

Un nivel de presión de 120/80 mmHg se considera normal en condiciones generales en reposo. Una presión de 140/90 mmHg se considera eleveada y se define como hipertensión.

Una sola medición no es suficiente para hacer un diagnóstico pero sí es muy útil para monitorear tu salud. Es por esto que si no conoces tu presión arterial, es importante que acudas a tu clínica y solicites que te la tomen y si conoces tu presión y ésta se encuentra por encima de 120/80 mmHg, acudas con tu médico para obtener mayor información y saber si es lo adecuado para ti.

Para conocer más sobre este tema, te invitamos a visitar la página de PrevenISSSTE cerca de ti donde encontrarás información muy útil en el Módulo de Hipertensión.

Vive más, vive bien.

 

Apego al tratamiento del paciente con Hipertensión Arterial.

En nuestro país y en el mundo proliferan las enfermedades crónico-degenerativas, entre ellas la Hipertensión Arterial Sistémica (HAS), un padecimiento frecuente que constituye uno de los principales problemas de salud pública. Uno de los conflictos inherentes a su tratamiento es que la elevación de la presión arterial no produce manifestaciones clínicas relevantes de manera habitual, por lo que el paciente puede tener la falsa impresión de que su enfermedad se encuentra controlada. De esta manera, el fracaso de la terapia antihipertensiva es común y se relaciona sobre todo con la falta de apego al tratamiento.

Una de las facetas de enorme reto en el tratamiento del enfermo crónico está representada por la atención clínica, ya que se debe asegurar su permanencia en este nivel y evitar complicaciones mediante un seguimiento cuidadoso, otorgando apoyo y soporte necesarios para el paciente y la familia; ya que el manejo de la HAS incluye medidas de tratamiento farmacológico, ejercicio y dieta, por lo que su control adecuado depende del apego que se logre a las diferentes acciones prescritas. Sin embargo, ya que se requiere la adopción permanente de estas acciones, el apego al tratamiento se vincula de forma directa con el apoyo de los familiares, pues implican modificaciones del estilo de vida, que no pueden lograrse sin la participación conjunta.

Es un hecho que las personas organizamos y manejamos nuestra vida diaria bajo determinadas condiciones sociales y materiales, donde la enfermedad y su tratamiento son sólo uno de los tantos problemas que tienen que ser enfrentados en la vida diaria. Esto  facilita la falla de apego del paciente al tratamiento; éstas pueden manifestarse como dificultades para iniciar el tratamiento, suspensión prematura del mismo o una implementación incompleta o deficiente de las indicaciones terapéuticas.

En conclusión, considerando la gran diversidad del arsenal terapéutico disponible actualmente para el manejo de la HAS, el éxito del tratamiento depende fundamentalmente del apego, por lo que es necesario desarrollar estrategias dirigidas a determinar cuáles son los factores involucrados para que el paciente se apegue al manejo; es preciso fortalecer la comprensión de la enfermedad y de las repercusiones que su condición trae aparejadas para su vida diaria, así como del horizonte de opciones, destacando la importancia que tiene el apoyo familiar.

 

¡Vive más, vive bien!


Calendario PrevenISSSTE

octubre 2017
L M X J V S D
« Jul    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Twitter


A %d blogueros les gusta esto: