Posts Tagged 'Psicología'

Cómo enfrentar la pérdida de un familiar

ImagenHay momentos en la vida que son muy difíciles para todos, uno de ellos es enfrentar la pérdida de un ser querido.

Si estás atravesando por la pérdida de un familiar, te recomendamos:

*          Expresar lo que sientes. Llora, háblalo con alguien o exprésalo por escrito. Lo importante es que no te guardes nada.

*          Dedicar un tiempo a pensar en lo ocurrido y poco a poco regresar a tus actividades habituales.

*          Asistir a los servicios funerarios, más allá de la creencia religiosa, son rituales que nos ayudan a asimilar la pérdida y despedirnos de nuestro ser querido.

*          Respetar los tiempos y espacios de duelo de cada miembro de la familia. Aunque todos hayan perdido al mismo ser querido, es válido que algunos quieran estar acompañados y otros tiendan a aislarse.

Recuerda que ante la muerte de un familiar, surge el proceso de duelo, ¡pero cuidado, no todos lo viven de la misma manera! Toma en cuenta que el efecto de la pérdida depende de varios factores:

1.- Cercanía con el familiar. Más allá del vínculo sanguíneo, lo que más impacta es la cercanía afectiva que se tenía con la persona.

2.- Lo predecible de la pérdida. Se experimenta una reacción muy diferente cuando la muerte es algo esperado, como en el caso de una persona de edad avanzada o de una enfermedad, a cuando se da de manera repentina como en el caso de un accidente.

3.- La edad. La manera en que niños, adolescentes y adultos entendemos el concepto de muerte, es muy distinta.

4.- Experiencias previas. Con cada pérdida vamos aprendiendo mejor el manejo de las emociones, además, vamos integrando un repertorio de reacciones permitidas o no, dependiendo de la familia y la cultura a la que se pertenece. Es decir, las experiencias anteriores nos enseñan lo que se espera de nosotros ante la muerte, a la vez que aprendemos qué cosas nos ayudan a salir adelante o sentirnos mejor.

Toma en cuenta que sin importar la intensidad o el orden, todos atravesamos por negación, enojo, depresión, negociación y aceptación. El duelo normalmente dura de seis meses a un año, dependiendo de las circunstancias.

Anuncios

Consulta el estresómetro

untitled

El estrés es una sensación normal que puede originarse por varias situaciones y en diferentes intensidades. Afecta de forma distinta a cada persona y puede ser útil para que nuestro cuerpo reaccione a situaciones que percibe como amenazas o riesgos, pero en intensidades mayores y de forma contínua puede manifestarse y repercutir en nuestra salud. Por eso es importante identificarlo y tomar las medidas necesarias para resolver la fuente de estrés o aprender a manejarlo.

 

¿Y tú padeces estrés?, analiza si te pasa lo siguiente:

  • Con frecuencia se me tensan los músculos de cuello y espalda.imagesCAY6H137
  • Me irrito con facilidad ante cualquier circunstancia cotidiana.
  • Me cuesta trabajo dormir por pensar en los pendientes del día siguiente.
  • Me siento muy agotado todos los días y al llegar el fin de semana ya no tengo ganas de hacer nada.
  • Necesito que el día tenga más de 24 horas para poder realizar todas mis actividades.
  • Me duele la cabeza frecuentemente.
  • Las personas que me rodean creen que estoy enojado casi todo el tiempo.
  • A menudo tengo dificultad para concentrarme.
  • He notado que mi apetito ha aumentado o disminuido.
  • He tenido colitis o gastritis.
  • He presentado dermatitis nerviosa recientemente.

Si te identificas con 4 o más, es posible que existan actividades o situaciones estresantes que estén repercutiendo en tu salud general. Te invitamos a entrar a la página PrevenISSSTE cerca de ti y revisar más de este y otros temas, además acude con tu médico PrevenISSSTE quien te puede ayudar a identificar si tienes manifestaciones de estrés y puede apoyarte con técnicas útiles para manejarlo. También puedes ponerte en contacto con profesionales y con otras personas que estén pasando por lo mismo que tú, a través de la red social Comunidad PrevenISSSTE.

Mantente informado y adquiere nuevas conductas saludables para disfrutar una vida más sana.

¡Vive más, vive bien!

¿Existe relación entre depresión y la alimentación?

Diferentes estudios han sugerido que algunos casos de depresión pueden deberse a una mala alimentación. Alternar períodos en los que se consumen alimentos altos en azúcar o hidratos de carbono, con otros donde no haya estos alimentos o existan períodos de ayuno, provoca que los niveles de glucosa (azúcar) en la sangre tengan variaciones.

Estas variaciones las podemos evitar teniendo una alimentación equilibrada, que incluya frutas y verduras, cereales integrales y alimentos de origen animal, bajos en grasa. Así mismo es necesario mantener horarios regulares de comida e incluso agregar colaciones.

Otros estudios sugieren que el consumo de ácidos grasos Omega 3, Ácido Fólico, Vitamina B1, B3, B6 y C disminuyen las probabilidades de padecer depresión.

Algunos alimentos que los contienen son:

• Arroz integral: Vitaminas B1, B3 y Ácido Fólico

• Avena integral: Ácido Fólico, Ácido Pantoténico, Vitaminas B6 y B1

• Col y frutos cítricos: Vitamina C

• Salmón, atún y nueces: Omega 3

Es recomendable evitar el consumo de alimentos que contengan mucha azúcar y grasa. Además, debemos considerar que se ha demostrado que existe relación entre la obesidad y la posibilidad de manifestar síntomas de depresión.

Entra a la página www.prevenissste.gob.mx donde podrás encontrar más información relacionada sobre este tema.

 

¡Vive más, vive bien!

Conoce los síntomas de la depresión

Estar deprimido es algo más que estar triste, llorar mucho o estar cansado. Si quieres conocer más a fondo sobre este tema, aquí te presentamos algunos síntomas de la depresión:

  • El estado de ánimo disminuye. En muchas ocasiones los amigos o familiares son los que perciben esta situación de apatía o melancolía
  • Una persona deprimida normalmente es callada, distante, seria, aislada, irritable y poco tolerante. Con mucha frecuencia se siente sola, también puede haber llanto al recordar cosas que le hayan pasado
  • Se pierde el interés por situaciones o actividades que antes producían placer
  • Nacen sentimientos de culpa por cosas o situaciones que hicieron o dejaron de hacer en el pasado
  • Se genera una ideación suicida. Esto va desde no querer estar vivo, pedir que pase algo e incluso la planeación de su muerte
  • Puede causar insomnio y otros trastornos del sueño. La forma más típica, es despertar y no poder volver a dormir
  • Existe un exceso de sueño y al despertar una sensación de cansancio
  • Disminuye la energía. Con mucha frecuencia se puede sentir fatiga, lo que impide realizar actividades que antes se realizaban sin problema
  • Constantemente se pueden presentan síntomas como: dolor de cabeza, náuseas y malestares musculares
  • Se dan alteraciones del apetito: comer en exceso o no comer nada. Por lo tanto, puede haber ganancia o pérdida de peso

¡Vive más, vive bien!

 

Mantente lejos de la depresión

La depresión, como hemos mencionado en publicaciones previas, es una enfermedad que afecta el estado de ánimo y la salud mental de las personas, además de limitarlas en diferentes áreas de su vida. Es causada por diversos factores como:

  • Hereditario (la historia familiar de depresión aumenta la posibilidad de presentar la enfermedad)
  • Factores bioquímicos (alteraciones en el funcionamiento de neurotransmisores)
  • Situaciones estresantes (muerte de un familiar, trabajo, problemas personales)
  • Estacionalidad (en invierno aumenta el número de casos)
  • Personalidad (rigidez, melancolía)

En las siguientes publicaciones hablaremos de los principales datos a considerar para identificar la depresión, pero primero queremos compartir algunas medidas preventivas para evitar la aparición de este padecimiento.

1.- Mantener la mente ocupada: Invierte tu tiempo positivamente en actividades que pueden ayudarte a estimular tu mente, como:

  • Lectura
  • Escritura
  • Resolver crucigramas

2.- Tener una vida social activa: Pasa tiempo con personas con quienes disfrutes de su compañía y planea actividades con ellas, tales como:

  • Excursiones
  • Hacer ejercicio
  • Ir al museo

3.- Vive con actitud y pensamientos positivos: Crea y recuerda pensamientos positivos y elimina los negativos. Mantén una buena actitud y visualiza las cosas y eventos positivos que te han sucedido en la vida.

4.- Buscar una vida productiva: Establece metas realistas que puedas llevar a cabo a corto y largo plazo. Planea con anticipación las tareas que realizarás durante el día. Practica tus pasatiempos favoritos como: bailar o servir de voluntario en la comunidad.

5.- Realizar actividades físicas: El ejercicio físico te ayuda a mejorar el ánimo, la  autoestima y te permite descansar mejor. Te recomendamos realizar, al menos, 30 minutos de ejercicio al día.

Te recordamos que en el Centro de Atención Telefónica PrevenISSSTE cerca de ti hay psicólogas que pueden orientarte y resolver tus dudas en relación a este padecimiento. Llama al 01 800 2000 128 opción 2 y con gusto te atenderemos.

¡Vive más, vive bien!

 

¿Qué es la depresión?

La depresión es una enfermedad definida como una alteración del estado de ánimo, que consiste en pérdida de interés o dificultad para experimentar placer en las actividades habituales. Este padecimiento puede diferenciarse de la tristeza por la duración de los síntomas, dura más de 2 semanas y por lo general inhabilita a los que la padecen, modificando el desarrollo cotidiano de su vida.

Su origen puede ser de dos tipos:

* Interna o endógena: Debido a una alteración genética o secundaria a algún cambio en el organismo.

* Externa o exógena: Por lo general es secundaria a una pérdida, ya sea de un ser querido, económica, de la salud o problemas cotidianos que parecen insalvables.

Los trastornos del estado de ánimo se han relacionado a una falla en la neurotransmisión, es decir, se ve afectada la producción de transmisores cerebrales (neurotransmisores) que son sustancias que llevan impulsos nerviosos a través de nuestro cerebro. Los neurotransmisores que se relacionan con la depresión son principalmente la serotonina, dopamina y noradrenalina.

También las altas o bajas en los niveles hormonales pueden ser causantes de estados depresivos. Las hormonas son sustancias secretadas por las glándulas endócrinas como la hipófisis, la tiroides o las adrenales, cuya función es la de regular procesos como: el metabolismo, el crecimiento y la reproducción.

Cualquiera de estas cuestiones termina afectando el estado de ánimo y en muchas ocasiones el individuo no puede salir de este estado sin ayuda profesional.

La falta de tratamiento oportuno, puede llevar al agravamiento de la depresión o a daños autoinflingidos que pueden incapacitar al paciente.

En PrevenISSSTE cerca de ti podemos orientarte si tienes dudas sobre la depresión, llámanos al 01 800 2000 128 opción 2. ¡No dejes pasar más tiempo!

¡Vive más, vive bien!

Apego al tratamiento del paciente con Hipertensión Arterial.

En nuestro país y en el mundo proliferan las enfermedades crónico-degenerativas, entre ellas la Hipertensión Arterial Sistémica (HAS), un padecimiento frecuente que constituye uno de los principales problemas de salud pública. Uno de los conflictos inherentes a su tratamiento es que la elevación de la presión arterial no produce manifestaciones clínicas relevantes de manera habitual, por lo que el paciente puede tener la falsa impresión de que su enfermedad se encuentra controlada. De esta manera, el fracaso de la terapia antihipertensiva es común y se relaciona sobre todo con la falta de apego al tratamiento.

Una de las facetas de enorme reto en el tratamiento del enfermo crónico está representada por la atención clínica, ya que se debe asegurar su permanencia en este nivel y evitar complicaciones mediante un seguimiento cuidadoso, otorgando apoyo y soporte necesarios para el paciente y la familia; ya que el manejo de la HAS incluye medidas de tratamiento farmacológico, ejercicio y dieta, por lo que su control adecuado depende del apego que se logre a las diferentes acciones prescritas. Sin embargo, ya que se requiere la adopción permanente de estas acciones, el apego al tratamiento se vincula de forma directa con el apoyo de los familiares, pues implican modificaciones del estilo de vida, que no pueden lograrse sin la participación conjunta.

Es un hecho que las personas organizamos y manejamos nuestra vida diaria bajo determinadas condiciones sociales y materiales, donde la enfermedad y su tratamiento son sólo uno de los tantos problemas que tienen que ser enfrentados en la vida diaria. Esto  facilita la falla de apego del paciente al tratamiento; éstas pueden manifestarse como dificultades para iniciar el tratamiento, suspensión prematura del mismo o una implementación incompleta o deficiente de las indicaciones terapéuticas.

En conclusión, considerando la gran diversidad del arsenal terapéutico disponible actualmente para el manejo de la HAS, el éxito del tratamiento depende fundamentalmente del apego, por lo que es necesario desarrollar estrategias dirigidas a determinar cuáles son los factores involucrados para que el paciente se apegue al manejo; es preciso fortalecer la comprensión de la enfermedad y de las repercusiones que su condición trae aparejadas para su vida diaria, así como del horizonte de opciones, destacando la importancia que tiene el apoyo familiar.

 

¡Vive más, vive bien!


Calendario PrevenISSSTE

agosto 2018
L M X J V S D
« Jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Twitter

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: