Archivo para 30 abril 2012

RECOMENDACIONES PARA PACIENTES QUE VIVEN CON DIABETES

Uno de los pilares más importantes para el control de los niveles de glucosa (azúcar) en sangre es la alimentación. Es frecuente que las personas que viven con diabetes experimenten “picos” (elevaciones) en estos niveles, lo cual provoca daños importantes a diferentes órganos del cuerpo. Pueden deberse a varios factores como: no respetar los tiempos de comida (realizar menos de tres comidas al día), mantener períodos de ayuno prolongados, o que los alimentos contengan gran cantidad de carbohidratos. A continuación te ofrecemos algunos consejos para evitar estos “picos”:

1. Realiza de 4 a 5 comidas pequeñas al día.

2. No excedas más de 4 horas entre cada comida.

3. Cada comida debe contener un alimento rico en proteínas, uno con carbohidratos altos en fibra y un alimento que contenga grasas de origen vegetal.

4. Prefiere carbohidratos altos en fibra (ya que disminuyen la velocidad de absorción de la glucosa y por lo tanto los “picos”) como:  avena y arroz o pan integral.

5.  Consume frutas y verduras como: brócoli, chayote, pepinos, nopales y las hojas verdes como espinacas, berros, lechuga.

6. Las mejores grasas son las de origen vegetal como aceitunas, aguacate, aceite de oliva (excelente para aderezar las verduras), semillas como la de girasol, nueces, almendras y cacahuates.

7. Los alimentos ricos en proteínas también contienen grasa, por eso debemos procurar consumir los que tengan poca, por ejemplo: las carnes blancas como el pollo, el pescado, atún y pavo; embutidos bajos en grasa (pavo o pollo); quesos blancos como panela, requesón o cottage, y yogur bajo en grasa (de preferencia natural).

Mantener controlados los niveles de glucosa previene las complicaciones que se presentan por vivir con diabetes descontrolada. Aquí te dejamos un ejemplo de un menú balanceado, pero si quieres tener un menú personalizado, entra a la página de PrevenISSSTE, regístrate, contesta tu Evaluación de Riesgos en Salud y ponte en contacto con nosotros.

¡Vive más, vive bien!

Anuncios

Dieta y Diabetes (Recomendaciones generales).

Una dieta saludable debe ser balanceada y ajustarse a tu estilo de vida. Si vives con diabetes y llevas una dieta que no se adecúa a tus necesidades, es posible que tu glucosa no se encuentre en niveles óptimos, por lo que hay que modificar hábitos y costumbres para mantener niveles adecuados de glucosa en la sangre.

Aproximadamente 80% de las personas con un diagnóstico reciente de diabetes son obesos; por lo tanto, se debe establecer un plan de alimentación con restricción calórica para llegar a un peso saludable y así evitar complicaciones.

Hay que recordar que las personas que viven con diabetes no necesitan una dieta diferente a la dieta familiar, pero sí deben tomar en cuenta recomendaciones generales dentro de su plan de alimentación:

1. Planea tus comidas de manera que contengan ingredientes saludables y no sólo lo que es más “fácil” o lo que encuentres en el refrigerador.
2. Usa un plato más pequeño, para que las porciones no sean tan grandes.
3. Mastica lenta y completamente, saboreando cada bocado.
4. Evita dulces, mermeladas y alimentos altos en azúcar, porque se absorben rápidamente y aumentan los niveles de glucosa en la sangre.
5. Procura no consumir embutidos (salchichas, jamón, chorizo, etc.), carnes grasas, manteca, margarina y otros alimentos con mucha grasa porque pueden dañar tus arterias y tu corazón.
6. Adereza tus ensaladas o alimentos con aceites vegetales como de oliva, girasol o ajonjolí, ya que carecen de colesterol y ácidos grasos esenciales. El consumo debe ser controlado por su alto valor calórico. Ingiérelos preferentemente crudos.
7. Modera el consumo de sal. Usa las hierbas y especias para condimentar.
8. Bebe abundantes líquidos, al menos 2 litros diarios, en forma de agua mineral o natural, sodas, caldos, bebidas sin azúcar e infusiones.

Consume o prefiere:

1. Alimentos con un contenido bajo en grasas, sal y azúcares, y ricos en fibra.
2. Lácteos descremados (leche, yogur y queso) en cantidades moderadas, ya que aportan lactosa (azúcar de la leche).
3. Huevo, hasta 3 unidades por semana, seleccionando preferentemente la clara, así evitas el aumento de colesterol.
4. Verduras de todo tipo y color, ya que aportan gran cantidad de vitaminas y minerales.
5. Carnes magras (con la menor grasa posible). Res, pollo y pescado, ya que son un excelente aporte de hierro y proteínas.
6. Frutas, distribuidas durante el día y en cantidades recomendadas por tu nutriólogo. Te aportan fructosa (azúcar de la fruta) y además son ricas en vitaminas, minerales y fibra.
7. Cereales y pan integrales, ya que aportan fibras y vitaminas del complejo B.

Para realizar estos cambios en la alimentación es muy importante que acudas o seas orientado por un especialista en nutrición, el cual establecerá el aporte calórico que necesitas y lo adecuará a las cantidades de cada uno de los grupos de alimentos en cada tiempo de comida.

En PrevenISSSTE cerca de ti podemos orientarte para que mejores tu alimentación. Visita nuestra página y ponte en contacto con nosotros. Cuanto antes empieces, mejor.

¡Vive Más, Vive Bien!

 

Día mundial del Paludismo 25 de abril.

Hoy es el día mundial del paludismo o malaria, una enfermedad infecciosa y potencialmente mortal que es provocada por un parasito microscópico llamado Plasmodium, el cual se transmite al ser humano por medio de la picadura del mosco Anopheles.

La OMS reporta que ha habido una disminución de la mortalidad por esta enfermedad en un 33% a nivel mundial desde el año 2000; aunque en regiones de África la mortalidad es aún alta entre niños y población vulnerable (enfermos, ancianos, etc.), en Latinoamérica, los casos de malaria han disminuido de manera importante.

México se encuentra en fase de pre-eliminación del Paludismo gracias a un programa de “tratamiento focalizado”, que consiste en el control y erradicación del mosquito transmisor en gran parte del país; aunque aún existen focos de transmisión persistentes en el noreste del país.

Síntomas del Paludismo.

El paludismo puede presentar alguno o varios de los siguientes síntomas:

  • Dolor de cabeza.
  • Dolor muscular.
  • Nauseas.
  • Vómito.
  • Escalofríos.
  • Sudoración excesiva.
  • Fiebre.
  • Convulsiones.
  • Heces con sangre.
  • Anemia.
  • Ictericia (color amarillo de la piel).
  • Coma.
  • Y en casos graves la muerte.

PREVENCIÓN.

Para prevenir esta enfermedad hay que poner atención a los siguientes puntos, sobre todo si vives en zonas de riesgo de paludismo:

  • Eliminar la maleza alrededor de la vivienda, para eliminar criaderos del mosquito.
  • Evitar acumulación de agua en piletas, llantas viejas y recipientes en los que puedan desarrollarse las larvas del mosquito.
  • Usar mosquiteros preferentemente tratados con insecticidas o repelentes.
  • Evitar dormir fuera de la vivienda o con las ventanas abiertas.
  • Fumigar interiores y exteriores con insecticidas de acción prolongada.
  • Participar en los programas de erradicación que se implementen en tu comunidad.
  • Si vas a viajar a una zona de alto riesgo, infórmate de cuáles son las medidas preventivas y si debes tomar algún tratamiento antes de tu viaje.

El Paludismo o Malaria, es una enfermedad que a pesar de estar disminuyendo en incidencia, aún persiste. Por lo que la mejor arma es su rápida identificación pero sobre todo su prevención.

En PrevenISSSTE nos preocupamos por tu salud y el bienestar de los tuyos.

¡Vive Mas Vive Bien!

¿Qué es la fibrosis quística?

Es una de las enfermedades genéticas más graves y frecuentes en niños, la cual, sin un diagnóstico oportuno y un tratamiento adecuado, lleva a la muerte en edades muy tempranas. Un niño nace con fibrosis quística (FQ) cuando ambos padres son portadores de la enfermedad.

Esta enfermedad afecta los pulmones, el sistema digestivo y las glándulas sudoríparas, entre otras estructuras. En los pulmones, ocasiona la producción de un moco anormal, espeso y pegajoso, el cual bloquea los conductos respiratorios y proporciona un medio ambiente ideal para el desarrollo de infecciones que al repetirse provocan un deterioro progresivo de la función pulmonar. En el aparato digestivo, el moco espeso impide la digestión normal de los alimentos, que ocasiona un mal aprovechamiento de los nutrientes y lleva a una desnutrición progresiva.

Los síntomas más comunes de la FQ son: pérdida excesiva de sal por el sudor (deshidratación), infecciones respiratorias frecuentes (bronconeumonías, neumonías, bronquiolitis); diarrea crónica o evacuaciones con grasa, aspecto delgado e incapacidad para ganar peso a pesar de un buen apetito, desnutrición en diversos grados y el abdomen ligeramente abultado, tos crónica falta de aire con la actividad física y sinusitis crónica.

El diagnóstico se realiza con base en pruebas de laboratorio como la determinación de electrolitos en sudor y datos cínicos. Además, existe la prueba de tamiz neonatal antes de los tres meses de edad, como medida preventiva.

Las personas con diagnóstico de FQ reciben tratamiento específico para cada problema ocasionado por esta enfermedad.

La enfermedad en México

Alrededor de 400 niños nacen cada año en México con fibrosis quística; sin embargo, con los recursos e infraestructura actuales, solamente el 15% de ellos son diagnosticados con vida, el resto fallece antes de cumplir los 4 años de edad por complicaciones respiratorias y desnutrición.

Es muy importante realizar la prueba de tamiz neonatal, sobretodo si hay antecedentes de FQ en la familia. Detectar esta enfermedad a tiempo es necesario para iniciar un tratamiento y mejorar las condiciones de vida del niño.

No debes dejar pasar ninguna medida preventiva.

¡Vive más, vive bien!

Viviendo con diabetes: Ejercicio (Precauciones y cuidados).

Vivir con Diabetes tipo 1 requiere un equilibrio en la alimentación, el ejercicio y el uso de medicamentos para mantener los niveles de glucosa (azúcar) en sangre dentro de un rango deseable.

Si vives con diabetes, hacer ejercicio puede ayudarte a mantener bajo control el nivel de azúcar en la sangre además de promover un estilo de vida saludable. Sin embargo, existen precauciones que debes saber al respecto. Aunque el ejercicio es beneficioso debido a que puede disminuir tu nivel de azúcar en la sangre, también puede ser peligroso por la misma razón y puede llevarte a hipoglucemia

¿Qué es la hipoglucemia?

Durante el ejercicio, tus músculos ocupan glucosa del torrente sanguíneo para convertirla en energía. Dicho uso puede disminuir los niveles de esta en la sangre y llevarlo a un estado peligrosamente bajo (70-90 mg/dL). A esto se le llama hipoglucemia y puede presentarse rápidamente. Algunos de los síntomas que pueden presentarse incluyen temblores, mareo, sudoración, dolor de cabeza, hambre, palidez, irritabilidad repentina, movimientos torpes, confusión y hormigueo alrededor de la boca. La hipoglucemia severa puede dar como resultado pérdida del conocimiento o convulsiones.

Por esta razón es necesario tener ciertas precauciones y cuidados para poder realizar ejercicio sin riesgo de hipoglucemia. The American Diabetes Association (ADA) y the Joslin Diabetes Center recomiendan estas indicaciones para incorporar con seguridad el ejercicio en tu estilo de vida:

  1. Platica con tu médico: Tu médico puede orientarte,  canalizarte con especialistas o personal capacitado para ello y así determinar el tipo de ejercicio que es seguro para ti.
  2. Prográmalo correctamente: Programa el ejercicio a la misma hora todos los días. La mejor hora es de 1 a 3 horas después de una comida, es decir cuando los niveles de glucosa en sangre son más altos y el riesgo de sufrir hipoglucemia es más bajo.
  3. Supervisa detenidamente tu nivel de azúcar en la sangre: Revisa tu nivel de glucosa en sangre antes, durante y después de hacer ejercicio y registra estos números. Así, tu médico y tú podran analizar y determinar si es necesario algún ajuste en el medicamento, debido al ejercicio.
  4. Ve preparado: Siempre lleva un glucómetro, tu medicamento y algún alimento que contenga glucosa como jugo, frutas dulces, pasas o caramelos sólidos por ejemplo. Igualmente no olvides llevar una botella de agua y beber con frecuencia.
  5. No pierdas detalles: Si tienes daño ocular (retinopatía), evita hacer ejercicio de alto impacto  o que involucre ejercer demasiada tensión. Para proteger tus pies, revisa si tienen ampollas o algún cambio antes y  después de cada ejercicio. Compra calzado  y calcetines apropiados para deporte, que estén limpios, que te queden bien y sean cómodos.

¡Muévete!

Los muchos beneficios del ejercicio, desde la reducción del estrés y disminución del riesgo de sufrir complicaciones relacionadas con la diabetes hasta la obtención de una mejor salud general, son mucho mayores que el inconveniente de las precauciones. Así que encuentra una actividad que disfrutes y ¡muévete!

Si tienes dudas ingresa a la página de PrevenISSSTE cerca de ti. Y recuerda:

¡Vive más, vive bien!

Día mundial de la bicicleta. 19 de Abril.

Hoy que se celebra el día mundial de la bicicleta, PrevenISSSTE invita a los derechohabientes y a la población en general a que utilicen este vehículo que además de contribuir a disminuir el tráfico de automóviles y reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera, ayuda a tonificar músculos y mejorar nuestra salud, haciendo de este medio de transporte, una excelente manera de ejercitarse y mejorar nuestro estilo de vida.

Si ya usan una, traten de usarla más, para viajes cortos como: ir a la tienda o simplemente disfrutar de un paseo relajante. Y si no la usan, desempólvenla e inicien con una costumbre que será de gran beneficio para mejorar la presión arterial y la absorción de  glucosa, además de ser ecológica.

No importa si son fijas o móviles, no hay pretextos para utilizar la bicicleta. Es momento de cambiar esa vida sedentaria y activar nuestro cuerpo por el bien de nosotros y de los que nos rodean.

¡Feliz día de la bicicleta les desea PrevenISSSTE!

¡Vive más vive bien!

Leyendo etiquetas.

La mayoría de los alimentos envasados contienen la información nutricional, que ofrece los datos sobre la cantidad de varios nutrientes como: grasas, colesterol, sodio, carbohidratos, proteínas y fibra, por porción. Leer las etiquetas puede ayudarte a elegir este tipo de alimentos de manera acertada.

Algunos de los puntos más importantes en los que debes fijarte son:

  1. Tamaño de la porción. En la parte superior, podrás ver el tamaño de la porción y la cantidad de porciones por envase. Es posible que el tamaño de la porción que se menciona en la etiqueta no sea el mismo que el tamaño de la porción de tu plan de alimentación o de la porción que consumes habitualmente. Si consumes el doble de la porción mencionada en la etiqueta, deberás duplicar todas las cantidades incluidas en la sección Información Nutricional.
  2. Calorías. Si estás tratando de perder o mantener tu peso, la cantidad de calorías que consumes es muy importante. Para perder peso, debes comer menos calorías que las que quema el cuerpo. Puedes utilizar las etiquetas para comparar productos similares y determinar cuál contiene menos calorías. Para saber cuántas calorías necesitas por día, consulta a tu nutriólogo PrevenISSSTE.
  3. Grasas totales. Las grasas totales indican cuánta grasa contiene un alimento por porción. Allí se incluyen las grasas que son buenas para tu salud, como las monoinsaturadas y poliinsaturadas, y las grasas que no son buenas, como las grasas saturadas, el colesterol y las grasas trans. Menos de 3 g de grasa total indica que un alimento es bajo en grasa.
  4. Sodio. Algunos alimentos, principalmente los enlatados y embutidos, contienen alto contenido de sodio, aunque no tengan un sabor salado. Leer las etiquetas puede ayudarte a comparar el contenido de sodio en diferentes alimentos. Los adultos deberían tratar de consumir menos de 2400 mg por día. Si tienes presión alta, es importante consumir menos sodio.
  5. Carbohidratos totales. En la etiqueta, los carbohidratos totales incluyen el azúcar, los carbohidratos complejos y la fibra. Si un alimento contiene 5 g o más de fibra por porción, resta los gramos de fibras de los gramos de carbohidratos totales para obtener una estimación más precisa del contenido de carbohidratos. Esta información es especialmente útil para pacientes que viven con diabetes y que hacen conteo de carbohidratos.
  6. Fibra. Es la parte de los alimentos vegetales que no se digiere. Se recomienda consumir entre 25 y 30 gramos de fibra por día. Las personas que viven con diabetes necesitan cantidades normales de fibra.

Leyendo las etiquetas de los alimentos procesados sabrás lo que estás consumiendo, tendrás una alimentación controlada y mejorará tu calidad de vida.

Si tienes dudas o preguntas, llama al 01 800 012 2350, opción 2, donde se te dará orientación médica, psicológica y nutricional personalizada.

También pueden ingresar a la página de PrevenISSSTE cerca de ti, contestar tu ERES y empezar a hacer cambios para mejorar tu vida y la de los tuyos.

 

¡Vive más, Vive bien!


Calendario PrevenISSSTE

abril 2012
L M X J V S D
« Mar   May »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Twitter


A %d blogueros les gusta esto: